Mil y un Campi

Nos comunicamos con el genial Campi.

Nos contó de sus inicios, del teatro independiente, de su vocación por la actuación, de su familia, del placer de viajar, de reconocer que sus inicios fueron los cimientos de su éxito actual.

 

Wasabi: Tus comienzos fueron en el teatro under, que había de placentero en esa experiencia?

Campi: subirnos al escenario, eso era un placer. Llegar al Bululú y verlo de bote a bote. La verdad que eso era increíble. Yo tenía como un ritual: siempre me compraba algo en el kiosco, me iba al bar de la esquina y entraba a hacer teatro. Esa era mi cávala. Llegar y ver que había gente en la cola… eso era groso.

W: ¡Que adrenalina eso, tremendo!

C: La verdad que sí. Era los sábados y después sumar otro día. El teatro iba ganando espacio en la vida de uno. Yo tenía un videoclub pero me iba mucho mejor con la gorra. En esa época laburaba en el Bululú, en Liberarte y en un par de sótanos más. Ya al país había entrado Blockbuster, entonces los videos de barrio no laburábamos más. Después salieron los DVD’s. Es un negocio que se extinguió. Fue ganando el teatro, pasó el tiempo y acá estamos.

W: Te levantas a la mañana, te miras en el espejo y ¿qué encontras de ese tipo que iba al Bululú y pasaba la gorra ahora, en este momento donde haces zapping  y ves que estás en el horario central de un canal de televisión?

C: No soy muy consciente de todas esas cosas. ¿Qué encuentro de aquel? Todo eso es el hormigón armado… El ir a pegar los afiches a la madrugada con harina, agua y un balde caminando en Parque Patricios porque no tenía ni para el bondi. Después sobre ahí pusimos los ladrillos, pero todo eso es la base con lo que yo sé hacer las máscaras y todo lo que sé. Yo arranque haciendo pelucas con barba de choclo, ¿entendés?

W: Todo lo que hace Campi lo arma él: la peluca, todo lo que lleva. Tiene un taller y lo crea él. No es que viene alguien y le dice “Ponete esto”.

C: No, absolutamente. La goma, los dientes, la peluca, todo. Pero eso me quedó de esa época… no había un mango. Había que traer una peluca y me encintaba la cabeza con cinta de embalaje y le pegaba barba de choclo o rescataba de alguna abuela que había muerto, me regalaban la peluca y mejoraba el personaje. Ahí arranqué haciendo pelucas, dentadura con Poxilina 10 minutos. Ahora uso pelos naturales, tul, laburo en acrílico pero empecé así y gracias a eso estoy acá, pero con una técnica mucho más pulida.

W: Pero seguís conservando el arte de hacerlo, que es lo que te da placer, no?

C: Claro, es un placer. Yo consigo el personaje desde ahí, desde el armado en mi casa, le compro la ropa yo… Es un placer y lo consigo como forma de laburo, haga humor o no.

W: El placer del que estás hablando ahora es el que conocemos, el que compartís con nosotros. ¿Qué otro placer tenes que no sea compartido? Con tu familia, con vos mismo…

C: Viajar. El último viaje que hicimos ¿A dónde fuimos?

Dennis: A Misiones.

C: ¡Ah, a Cataratas! Fueron las vacaciones que tuvimos este año, fuimos 4 o 5 días. Es hermoso, habíamos ido con Denise pero ahora llevamos a los chicos. Disfrutamos viajar. Me gusta ir a San Clemente, a Bahamas o a donde sea. Si tenemos un día nos vamos a San Pedro, si tenemos siete y unos mangos más, nos vamos a Nueva York. Viajar nos da placer a todos… A Navarro, a donde sea.

W: Y a Denise, bailar. La hemos visto y baila muy bien.

C: ¡Si, Denise bailando es una maravilla, un placer pal’ ojo!

D: Muchos años de estudio.

W: Me parece que un placer para ustedes es estar juntos y disfrutar de la familia que armaron. Se los nota en entrevistas, como se ensamblan, como disfrutan hablar uno del otro. La escucho hablar a veces a Denise hablar de vos con una admiración increíble. Eso también debe ponerte los pelos de punta.

C: Si. Es como la base. Si no hay admiración es difícil el resto.

W: Y ahora en un programa en Telefe. El gran paso: NotiCampi, un programa para vos solo.

C: Una locura. Yo no pienso mucho en eso, hago lo que sé hacer. Es un micro de 10 minutos de humor y actualidad. Es lo que me gusta hacer y está buenísimo, lo que estamos grabando es un material increíble. La mitad de los programas están grabados y la otra mitad va casi en vivo porque hacemos la actualidad del día. Lo que Barili dice, a los 10 minutos lo hacemos nosotros en joda en el NotiCampi.

W: ¿Cómo surge la idea del NotiCampi?

C: Se me ocurrió a mí en una noche. Lo escribí, lo lleve al otro día. Ya habíamos hablado con el Ruso Endemol que me invitaba a no sé qué programa y un día me hinchó las pelotas y le dije “Ruso, en vez de invitarme tanto por qué no me producís un programa?” y me dijo “Uy que buena idea, vos solo?”. Yo estaba haciendo humor en La Nación y le preguntó a Kweller y ahí mismo me fui a la oficina de Martín. No tenía idea de que trataba pero empecé a improvisar con lo que se me venía a la cabeza. Le dije “Es un noticiero de actualidad, donde desfilan todos los personajes que están en el día más los que tengo ganas de hacer”. Llegué a casa, lo escribí y al otro día se lo presenté. Les encantó, lo grabé y fue genial.

W: Es un formato chico además, de 10 minutos, eso es lo loco.

C: Eso es una idea de Martin Kweller. Es un formato que en el mundo se está haciendo mucho. Acá no se hizo todavía. Estamos viviendo a una velocidad que es un poco lo que pasa en el programa. Tiene ritmo de la web.

W: Totalmente, es el enganche que va a tener el programa, además de todo tu talento. Justo charlaba de que te conocí haciendo personajes que vos creabas, que no tenían identificación. Después pegaste lo del imitador, que eso tiene una parte de actor y otra de atender, ver y copiar. No te la conocía en el under.

C: Yo tampoco la conocía. El viento me llevó para ese lado y tengo que pagar cuatro colegios. Entré a laburar en VideoMatch que es una universidad. Con Marcelo un día sos periodista (me encontré haciéndole una nota a Kirchner, a Menem o al presidente de turno) y de golpe sos editor de tu nota, imitador o contador de chistes. Todo lo tenes que hacer bien porque es el programa más visto. Ahí empecé un poco a hacer personajes. Lo que pasa es que los que yo hago, como Jorge o Pucheta los saco de personas reales. Es más o menos lo mismo pero ahora la gente conoce al original y te toma a prueba.

W: Claro, pero en la creación de los personajes podes permitirte una licencia. Acá tenes que sacarle el rasgo. A Giordano le tenes que sacar los tics, a Ottavis también…

C: Esa es la diferencia, pero yo hago caricatura. No son imitaciones o retratos. Lo pongo en una hoja y así lo ven ustedes, es mi versión de Canaletti, del Rifle Varela…

W: Campi, un placer tenerte acá. Esperamos verte pronto.

Escucha la nota entera aquí. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s